En este caso, se absuelve a nuestro cliente por un delito de tentativa de hurto, tras ser acusado supuestamente por el robo a una joyería.

La sentencia acoge nuestros motivos de defensa, en cuanto a que era imposible identificar a nuestro cliente como el autor de los hechos, pese a que existía una grabación de los hechos, y un reconocimiento fotográfico en sede policial.

CONSULTAR SENTENCIA AQUÍ

Ir al contenido