En este caso se acusó y condenó a nuestro cliente por un delito contra la salud pública, a la pena de 4 años de prisión y 10.000.000 € de responsabilidad civil, por tener una supuesta plantación de marihuana, siendo el único motivo de su imputación el hecho de ser el propietario de la finca donde se encontraba el cultivo.

Tras dictarse sentencia condenatoria por el Juzgado de lo Penal de Almería, y entendiendo que la misma era contraria a la ley, se interpuso Recurso de Apelación ante la Audiencia Provincial de Almería, admitiéndose todos nuestros motivos de recurso, entre otro, error en la valoración de la prueba, pues no existía prueba alguna que situara al acusado en dicho cultivo, más allá de ser el propietario de la finca.

Así mismo, quedó acreditado que los agentes de la Guardia Civil que instruyeron el atestado, en su declaración en sala el día del juicio, faltaron a la verdad, yendo en contra de las manifestaciones que recogieron en el atestado.

SENTENCIA ABSOLUTORIA DELITO CONTRA LA SALUD PUBLICA

Ir al contenido